Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cuatro vidas paralelas pero con grandes historias de superación, en 'Sin Filtros'

Cuatro historias de superación, cuatro vidas completamente diferentes de cuatro personas que no se rinde: Elsa, Mario, Noelía y Adbul. Cueste lo que cueste, logran vencer a la adversidad. El sábado 19 de noviembre, 'Sin Filtros', a las 22.00 horas.

Abdul, tiene 17 años vive en Madrid. Fue secuestrado con tan sólo 15 años por los terroristas del Estado Islámico. Su discurso es tan potente que hipnotiza: “Todos los días pensaba que era el último. Pensaba que me iban a matar. Soñaba que entraban en mi habitación y decían mi nombre, después me cortaban la cabeza como habían hecho a otros kurdos”.
Carlos Alonso es de Vallecas, tiene 20 años y va a ser solista de El Cascanueces en el New York Ballet Theatre. Sin embargo, el camino recorrido para alcanzar la cima de la danza no ha sido fácil. Atraído por el ballet desde los siete años, en el colegio sufrió acoso escolar por parte de sus compañeros de clase. Una infancia dura que consiguió superar gracias a su pasión por la danza y luchó por su sueño sin importarle lo que pensasen los demás.
Un fallo en la incubadora la dejó ciega cuando era tan sólo un bebé. Hoy Noelia es madre de la pequeña Alba. "Me cuesta más que a las demás madres, pero es lo que hay", asegura sin excusas. “El mejor curso es tu propio hijo”, concluye. Noelia tiene claro que al final la vida es cuestión de actitud.
Elsa y Mario padecen ELA, algo realmente desconocido porque son niños. Son los primeros casos de ELA infantil en España y el cuarto caso mundial.  La vida de la familia cambió por completo. Eva, su madre, tuvo que dejar su trabajo para encargarse de sus hijos, dado que necesitan una cuidadosa atención las 24 horas del día. Explica cómo el día a día es duro, pero afirma que ha aprendido a superarlo gracias al apoyo psicológico de la Asociación española de la ELA (adela), y a vivirlo sin pesar más allá.