The London Souls calienta los motores del Mad Cool en el día del broche final