Una España sin sus titulares tira de casta para superar a una Eslovenia campeona de Europa (92-84)