El jugadón con el que España levantó al pabellón y fulminó a Eslovenia