Lukyanuk abandonaba y Pepe López hizo efectivo su alto ritmo de competición