Con lesión incluida, Rafa acepta el reto contra Jaime: batirse en una melé