Rafa Lomana prueba la dureza y el dolor físico de un entrenamiento con Ona