Albert Espinosa, o como utilizar la literatura como tabla de salvación ante la enfermedad