A Manuel Calero la lectura le ayudó cuando se quedó ciego