‘Lo verdadero es un momento de lo falso’, la tabla de salvación de Tanit desde el hospital