La recomendación del librero: Una caperucita roja sin palabras, sólo ilustraciones