Vecinos de Carabanchel: “Debía ser un museo de sí mismo y no un museo del grafiti”