Kike Calleja, testigo de un trabajo minucioso de transporte de un guepardo al parque de Gondwana