¡Y llegó el barbo!: Calleja besa "en los morros" a su ejemplar